Páginas

jueves, 27 de octubre de 2016

12 hermosos colibríes

Los colibríes, también conocidos como picaflores, zumbadores, pájaros mosca o ermitaños, son una rama de aves apodiformes endémicas de América del Norte, América Central, Caribe y Sudamérica que cuenta con más de 300 especies. Aquí les muestro 12 colibríes de los más bellos y muy diferentes entre sí.

El colibrí cola de espátula  (Loddigesia mirabilis) es una especie de colibrí de tamaño mediano (hasta 15 cm) y colores azul, verde y cobre de cresta violeta, el único miembro del género Loddigesia. Esta ave es endémica de la cuenca del río Utcubamba, en la selva alta del norte del Perú. Fue descubierta en 1853 por el coleccionista de aves Andrew Matthews para George Loddiges. El colibrí cola de espátula es único entre las aves, pues tiene sólo cuatro plumas en la cola. Su característica más destacada es la presencia en el macho de dos largas plumas exteriores en la cola con forma de raqueta que se cruzan mutuamente y terminan en discos azul-violáceos o 'espátulas', que puede moverlas independientemente.




El colibrí de Costa (Calypte costae) es bastante común en los arbustos de desiertos áridos y en algún jardines cercanos del suroeste de los Estados Unidos y de la península de Baja California en México. Esta especie es muy pequeña: un adulto maduro llega a medir de 7.6 a 8.9 cm de largo. El macho tiene una espalda y costados fundamentalmente verdes, una pequeña cola y alas negras, y manchas de color blanco por debajo de garganta engolada y la cola. Su característica más distintiva es su animado capuchón color púrpura y la garganta con plumas llameantes de ésta saliendo y regresando por detrás de su cabeza. La hembra del colibrí de Costa no es tan distinta como el macho, tiene un color verde grisáceo por encima con blanco por debajo del vientre. 





La Coquette copetuda (Lophornis ornatus) es un pequeño colibrí que se reproduce en el este de Venezuela, Trinidad, Guayana, y el norte de Brasil. Es una especie poco común, mide de 6,8 a 7 cm de largo y pesa entre 2,3 y 2,8 g. El macho es bastante llamativo. Es principalmente de color verde brillante con una cresta rojiza y una banda horizontal blanca en el obispillo que puede verse durante el vuelo. Adornan los laterales de su cuello largas plumas de color canela con motas negras y su cola es de color bronce. Las hembras carecen de cresta.






El colibrí cometa (Sappho sparganura)  se encuentra en los Andes de Bolivia y Argentina. Vive en los bosques secos y matorrales típicos de los valles interandinos, en bosques de queñua, en las zonas de arbustos de la puna y en el bosque de niebla. Se adapta a los asentamientos humanos en zonas agrícolas y urbanas. El macho presenta una cola larga, de 22 cm de longitud, espectacular, iridiscente, de color dorado rojizo. La cola de la hembra tiene una cola corta, de 15 cm de largo, de color rojizo bronceado.






El Colibrí Portacintas Piquirrojo (Trochilus polytmus), es endémico de Jamaica, donde es su ave nacional y es llamado Doctor Bird.Las dos rectrices casi más externas del macho son de 15 a 18 cm de largo, mucho más largas que el cuerpo que las soporta. Colgando detrás del macho volador como si fueran dos "chorritos", estas plumas hacen un sonido zumbante. Las hembras carecen de plumas rectrices alargadas, y son mayormente blancas por abajo. Debido a su pequeñez, estas aves son vulnerables a numerosos predadores.



El colibrí rufo (Selasphorus rufus) es un pequeño picaflor con una longitud de aproximadamente 8 cm, y un pico largo y muy delgado. Su área de distribución incluye Canadá, Estados Unidos, México, Bahamas, Islas Turcas y Caicos. Se alimentan de néctar de las flores utilizando una larga lengua extensible o atrapan insectos. Estas aves necesitan alimentarse frecuentemente mientras permanecen activos durante el día y por la noche permanecen aletargados para conservar energía.




El Colibrí de Elliot (Atthis ellioti) es una especie de ave picaflor de la familia Trochilidae. Es nativo del norte de América Central (El Salvador, Guatemala, Honduras) y México. Su hábitat consiste de bosque húmedo montano subtropical y tropical.



El colibrí caribeño gorgimorado (Eulampis jugularis). El colibrí caribeño gorgimorado se destaca por su fuerte dimorfismo. El macho es más grande y fuerte que la hembra y su pico es recto y más corto. El pico de la hembra es curvado y un 30% más largo que el del macho. Sus hábitats naturales son los bosques bajos húmedos subtropicales y tropicales y los espacios abiertos en Antigua, Dominica, Guadeloupe, Martinique, Montserrat, Saba, Saint Kitts y Nevis, Saint Lucia, Saint Vincent y Sint Eustatius.




El colibrí de garganta roja o colibrí gorgirrubí  (Archilochus colubris) es nativa América del Norte y América Central. Es la única especie de colibrí que anida regularmente al este del río Misisipí en América del Norte. Los colibríes de garganta roja son solitarios. Los adultos de esta especie típicamente sólo entran en contacto para aparearse, y ambos sexos con cualquier edad, defienden agresivamente sus lugares de alimentación en sus territorios. Se alimentan frecuentemente mientras estén activos durante el día, y cuando las temperaturas bajan, particularmente en las noches frías, pueden conservar su energía entrando en un torpor hipotérmico.




El colibrí insigne (Panterpe insignis) es un colibrí de tamaño regular que solo se reproduce en las montañas de Costa Rica y en el oeste de Panamá. Es el único miembro del género Panterpe. Es común que abunde esta ave de la montaña en el pabellón por encima de 1,400 metros, y también se encuentra en los matorrales de los linderos de los bosques y de los claros. Esta ave mide 11 centímetros de largo y pesa 5,7 gramos. Tiene pico negro recto y patas oscuras.






El silfo celeste o cometa colivioleta (Aglaiocercus coelestis) se encuentra en Colombia y Ecuador. Vive en el nivel inferior del interior del bosque húmedo o de los bordes del bosque, entre la vertiente oriental de los Andes y el Pacífico, desde 300 hasta 2.100 m de altitud. En promedio, el macho mide 18 cm de longitud y la hembra 9.7 cm.





El brillante coroniverde (Heliodoxa jacula) se encuentra desde Costa Rica hasta el occidente de Ecuador. Se encuentran en los bosques muy húmedos, desde la parte intermedia del sotobosque hasta los 700 y 2.000 m de altitud. Se alimenta principalmente del néctar de las inflorescencias de enredaderas del género Marcgravia las cuales el macho a veces tiene que defender. También se alimenta de las flores de Heliconia, Drymonia y otras flores grandes. A diferencia de otras especies de colibrí, casi siempre se posa para comer.





4 comentarios:

  1. Colibries: Las Aves más pequeñas del Mundo
    Alrededor de 330 especies de colibríes constituyen las aves más pequeñas del planeta, agrupadas en la familia Troquílidos, orden Apodiformes. Sin embargo, por lo difíciles que a veces puede ser verlos, pudieran existir al menos 30-50 más.

    La especie más pequeña conocida es el colibrí abeja de Cuba . Los machos son algo más pequeños que las hembras, miden alrededor de 5 cm y pesan 1,90 gramos aproximadamente A pesar de su diminuto tamaño, los machos colibríes, son ferozmente territoriales.

    Su corazón puede palpitar hasta 1000 veces por minuto, al igual que los canarios, pero lo más asombroso es su aletear, que puede alcanzar entre 80-90 veces por segundo, permitiéndole maniobrar como un helicoptero hacia arriba o abajo, inclusive hacia atrás.

    Sus nidos son curiosos y del tamaño de un dedal. Son elaborados con musgos, telas de araña y otros materiales de la naturaleza muy suaves, para hacerlos cómodos para la cría.

    En líneas generales, la mayoría de los colibríes exhiben brillantes colores y un verde iridiscente, por lo general metálico. La garganta, en los machos, puede presentar brillantes colores rojo, azul o verde esmeralda.

    Ver un colibrí es siempre una alegría para quienes trabajamos en ambientes silvestres.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. en mi jardín tengo varios y es un placer verlos

      Eliminar
  2. Hermosos exoticos es lo que debemos conservar nuestra fauna

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si, Bernardo, realmente son muy bellos. Un saludo

      Eliminar