Páginas

sábado, 19 de enero de 2013

El Hotel del Prado - Montevideo


Hay lugares de Montevideo que nos trasladan hacia el esplendor de principio de siglo XX, este fantástico edificio rodeado de maravillosos jardines es uno de ellos.



El mismo se construyó sobre los cimientos del antiguo Hotel “El Recreo del Prado”, donde era tradicional que los recién casados de todo el país pasaran su luna de miel. El Hotel del Prado de un área de 1.200 metros Sito en Circunvalación Gabriela Mistral 4223, fue construido en 1912, según el proyecto del alemán Julies Kan, ganador del concurso realizado por el Municipio en 1890. El Hotel del Prado es una de las construcciones emblemáticas de la capital, un diminuto palacete levantado en medio de los senderos arbolados de aquel bosque de encantamiento que había heredado el banquero José de Buschenthal.
Fue inaugurado el 15 de Setiembre de 1912 con una gran celebración en la antigua Quinta de Buschental.


El día de la inaguración

 El Hotel del Prado fue diseñado especialmente para salón de fiestas, casino, salón de té y restaurant, atrayendo a la Aristocracia de la zona, la cual se sentía identificada debido a la elegancia de la construcción y fue ampliado y reformado en 1998, y desde entonces posee dos glorietas.
El rey Eduardo VIII estuvo en el Hotel del Prado en 1925, cuando todavía era el Príncipe de Gales heredero al trono británico, mientras que en 1936 recibió al presidente de EE.UU. Franklin Delano Roosevelt. Así nos encontramos con una larga lista de personalidades y jugosas historias que tienen como testigo a este edificio.
Es Monumento Histórico Nacional desde 1975, por la originalidad de sus valores artísticos, y por sus líneas. Sus jardines poseen maravillas naturales, que conviven con bancos y faroles de época, y una escalinata de cautivadora elegancia.



El trazado de sus caminos interiores siempre conducen a la Fuente del francés Luis E. Cordier. (1848-1925)
La fuente se encontraba en la Plaza Independencia desde el 25 de agosto de 1916 hasta marzo de 1922, momento que comienzan las obras del Monumento Artigas y se decide  trasladarla a la terraza del Hotel del Prado. Sus tres figuras femeninas, una de ellas sentada, y las otras reclinadas tocando con sus manos la de la central, simbolizan a los ríos Uruguay, Paraná y del Plata.




La nostalgia de los recuerdos gloriosos invade a cada instante las umbrías avenidas donde se levanta este pequeño edificio vienés.


2 comentarios:

  1. maravilloso lástima que los alrededores estén tán abandonados y sucios

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hace tiempo que no paso por ahí, pero cuando vivía en Montevideo era un paseo que me gustaba mucho, se tomaba un rico té en el salón

      Eliminar