Páginas

viernes, 31 de agosto de 2012

Riverdance



Riverdance  bailando en el intervalo en el Festival de la Canción de Eurovisión 1994, con el fenomenal Michael Flatley y Butler Jean.
Para  Ana Estela que hoy va a tener la suerte de verlos en vivo.   VER VIDEO

jueves, 30 de agosto de 2012

Animales graciosos


Una recopilación de videos caseros muy graciosos de perros....pero hay un gato colado!!!

VER VIDEO

Aquel día....





Y así después de esperar tanto, un día como cualquier otro decidí triunfar... decidí no esperar las oportunidades sino yo misma buscarlas, decidí ver cada problema como la oportunidad de encontrar una solución, decidí ver cada desierto como la oportunidad de encontrar un oasis, decidí ver cada noche como un misterio a resolver, decidí ver cada día como una nueva oportunidad a ser feliz.
Aquel día descubrí que mi único rival no era más que mis propias debilidades, y que en éstas, está la única y mejor forma de superarnos, aquel día dejé de temer a perder y empecé a temer a no ganar, descubrí que no era yo la mejor y que quizás nunca lo fui, me dejó de importar quien ganara y quien perdiera, ahora me importa simplemente saberme mejor que ayer.
Aprendí que lo difícil no es llegar a la cima, sino jamás dejar de subir.
Aprendí que el mejor triunfo que puedo tener, es tener el derecho de llamar a alguien "AMIGO".
Descubrí que el amor es más que un simple estado de enamoramiento, "el amor es una filosofía de vida".
Aquel día dejé de ser el reflejo de mis escasos triunfos pasados y empecé a ser mi propia tenue luz de este presente; aprendí que de nada sirve ser luz sino vas a iluminar el camino de los demás.
Aquel día decidí cambiar tantas cosas... aquel día aprendí que los sueños son solamente para hacerse realidad, desde aquel día ya no duermo para descansar... ahora simplemente duermo para soñar.

miércoles, 29 de agosto de 2012

Mininos y frases













Mientras estés viva siéntete viva


Mientras estés viva siéntete viva
Siempre ten presente que la piel se arruga
el pelo se vuelve blanco,
los días se convierten en años.....
Pero lo importante no cambia,
tu fuerza y tu convicción no tienen edad.
Tu espíritu es el plumero de cualquier telaraña.
Detrás de cada día de llegada, hay una partida.
Detrás de cada logro, hay otro desafío
Mientras estés viva, siéntete viva.
Si extrañas lo que hacías, vuelve hacerlo.
No vivas de fotos amarillas.....
Sigue aunque todos esperen que abandones.
No dejes que se oxide el hierro que hay en tí.
Haz que en vez de lástima, te tengan respeto.
Cuando por los años no puedas correr, trota.
Cuando no puedas trotar, camina.
Cuando no puedas caminar, usa el bastón...
! Pero nunca te detengas !
Madre Teresa de Calcuta

martes, 28 de agosto de 2012

Pintando a Marilyn



Me gustan las pinturas coloridas y dinámicas de Voka, artista nacido en 1965, que vive y trabaja en la ciudad Puchberg am Schneeberg en Austria.
En este video lo verán pintando un cuadro de Marylin Monroe.

El Oráculo de Delfos


A 177 kilómetros al norte de Atenas, a los pies del monte Parnaso, se encuentra uno de los lugares de valor histórico y cultural más rico de Grecia. En un paisaje que incluye campos de almendros , olivos y cipreses, el Oráculo de Delfos, centro religioso del mundo helénico, se extiende majestuoso y embebido en una mística inigualable.
Cuenta el mito que en Delfos cayó el ónfalos, la piedra que engulló Crono, padre de Zeus. Allí fue donde Apolo estableció su oráculo, tras derrotar a la serpiente Pitó para obtener su sabiduría.




A ese oráculo asistieron los griegos durante siglos para preguntar a los dioses sobre una variedad de cuestiones. El día siete de cada mes, se ofrendaba un sacrificio en el altar que había delante del templo, y una sacerdotisa, llamada Pitonisa en memoria de la serpiente vencida, les transmitía las respuestas.

Tesoro de los atenienses


Templo de Apolo





El camino que ascendía el monte Parnaso se hallaba sembrado de pequeñas edificaciones –tesoros– en donde se guardaban las joyas donadas por atenienses y corintios. En el recinto sagrado estaban emplazados el recinto de Apolo, un teatro, un hipódromo y un estadio en el que se celebraban los juegos píticos, en honor de la serpiente. En las calles y en las plazas se disponían estatuas de mármol o bronce, regalos de reyes o de ciudades, en agradecimiento al oráculo.


Santuario de Atenea




En 1903, se creó el Museo de Delfos, y a través del tiempo su fachada y su estructura han sido modificadas para brindar espacio al gran número de objetos históricos que alberga. Actualmente, pueden contemplarse la esfinge de Naxos, los gemelos de Argos,las bellísimas esculturas  del Auriga de Delfos y Antinoo y diversos hallazgos efectuados en el lugar.



La esfinge de Naxos
Los gemelos de Argos
El auriga ( la estatua es toda de bronce, los ojos son de vidrios y las pestañas son de pelo, es bastante raro encontrar una estatua de este tamaño y en estas condiciones, ya que antiguamente si se encontraba algo de bronce era fundido para otros fines.....por suerte esta maravilla se salvó)

Antínoo


"Háblame de aquel verde y oloroso atardecer, cuando tendida junto a la ribera
Escuchaste la risa de Antínoo desde la barca dorada de Adriano
Y cómo lamiste la corriente calmando tu sed y contemplaste con ardor y avidez
El cuerpo de marfil de aquel joven y singular esclavo, con una granada en los labios."

Estas palabras dedica Oscar Wilde a Antínoo en su poema La esfinge. Antínoo, el joven esclavo que enamoró al emperador Adriano, que murió ahogado en el Nilo y que tras su muerte fue representado y adorado como un joven dios por todo el imperio.



domingo, 26 de agosto de 2012

Dos almas no se encuentran por casualidad


“Cada persona que pasa por nuestra vida es única. Siempre deja un poco de sí y se lleva un poco de nosotros. Habrá los que se llevarán mucho, pero no habrá de los que no nos dejarán nada. Esta es la prueba evidente de que dos almas no se encuentran por casualidad.”
Jorge Luís Borges

El samurai



Cerca de Tokio vivía un anciano samurai, que se dedicaba a enseñar a los jóvenes. A pesar de su edad corría la leyenda de que todavía era capaz de derrotar a cualquier adversario.
 
 Cierta tarde, un guerrero conocido por su falta de escrúpulos apareció por el barrio. Era un famoso provocador, que poseía una inteligencia privilegiada que le permitía ver los errores y puntos débiles de sus adversarios, y que era capaz de contraatacar con una velocidad fulminante. Este joven e impaciente guerrero jamás había perdido una pelea. Conocía la reputación del samurai y fue hasta allí para derrotarlo y aumentar así su fama.

 Todos los estudiantes se manifestaron en contra de la idea, pero el viejo samurai sorprendentemente aceptó el desafío.
 Todos se dirigieron a la plaza de la ciudad y el joven comenzó a provocar al anciano maestro. Arrojó algunas piedras en su dirección, le escupió la cara, lo insultó de todas las maneras posibles, llegando incluso a ofender a sus antepasados. Durante horas hizo todo lo posible para provocarlo, pero el viejo samurai permaneció impasible. Hasta que al final de la tarde, sintiéndose ya exhausto y humillado, el impetuoso guerrero se retiró.
 Desilusionados por el hecho de que el maestro aceptara tantos insultos y  provocaciones, los alumnos le preguntaron: ¿Cómo pudiste soportar tanta humillación? ¿Por qué no usaste tu espada aún sabiendo que podías perder la lucha, en vez de mostrarte cobarde delante de todos nosotros?
 
 El anciano samurai respondió: Si alguien se acerca a ustedes para darles un regalo y no lo aceptan, ¿quién se queda con el obsequio? Quién intentó entregarlo, respondió uno de los alumnos.
 
 Lo mismo vale para la ira, los insultos, la humillación… -dijo el maestro. Cuando no los aceptamos, se los queda aquél que quería dárnoslos.

No he oído hablar de amor

Hoy he escuchado la radio, he leído los periódicos, he pegado la oreja para saber qué se habla en las calles, en las colas de los colectivos, en las barras de los bares, y no he oído hablar de amor. He vagado de un lado para otro con los oídos alerta, pero nadie ha pronunciado la mágica palabra.

He oído hablar de impuestos, de violencia, de accidentes, de famosos, de fraudes. He oído hablar de fútbol, de política... pero no he oído hablar de amor. Me he acercado a las parejas y las he oído hablar de dinero, de coches, de ropa, de propiedades, de lo que hacen los demás.

Del colegio de los niños, de cine, de divorcio, de problemas... pero no he oído hablar de amor. He visto a la gente protestar por todo, porque hay baches en las calles, porque la grúa se ha llevado el coche, porque un político ha dicho algo, porque la sopa estaba fría... porque han subido el precio de no sé qué producto, pero no he visto a nadie protestar por falta de amor.

Me he cruzado con una manifestación, pero en ninguna pancarta he podido leer la palabra: Amor.


Yo me pregunto y te pregunto: ¿Qué pasa?
¿Tan insignificante es el amor que nadie habla de él, que nadie le echa de menos?
Me han dado ganas de ponerme a gritar en medio de la calle:
AMOR.