Páginas

lunes, 14 de mayo de 2012

OBESIDAD MENTAL

El profesor Andrew Oitke  autor del libro  «Mental Obesity», hace  pensar lo que está sucediendo a nuestra sociedad

En esa obra, el catedrático de Antropología en Harvard introdujo  el concepto del epígrafe para describirlo que consideraba  el peor problema de la sociedad moderna.

Hace apenas algunas décadas, la humanidad      tomó conciencia de los peligros del exceso de    gordura física por una alimentación sin reglas.

 Estamos ahora en el momento de notar que nuestros abusos en el campo de la información y conocimiento están  creando problemas tanto o más serios que esos.

- Según el autor, “nuestra sociedad está más abarrotada de preconceptos que de proteínas,    más intoxicada de lugares comunes que de  hidratos de carbono.”

La gente se vició de estereotipos,  juicios apresurados, pensamientos  tacaños, condenas precipitadas.

Todos opinan sobre todo, pero no saben nada.

Los cocineros de esta magna "fast food" intelectual son los periodistas y comentaristas, los editores de la información, los argumentistas y realizadores de cine y televisión.

Los noticieros y telenovelas son los “hamburgers”  del espíritu, las revistas y novelas son los “donuts”    de la imaginación.

El problema central está en la família y en    la escuela. Cualquier padre responsable sabe que sus hijos se enfermarían si comieran solamente dulces y chocolates.

No se entiende, entonces, cómo es que tantos educadores aceptan que la dieta mental de los niños esté compuesta por dibujos animados, videojuegos y telenovelas.

Con una «alimentación intelectual» tan cargada de adrenalina,romance, violencia y emoción... es normal que esos jóvenes nunca consigan  una vida saludable y equilibrada.

Uno de los capítulos más polémicos y contundentes de la obra titulada “Los Buitres", afirma:

  «El periodista se alimenta hoy casi exclusivamente de cadáveres de reputaciones, de escándalos, de lo más bajo de las realizaciones humanas...

La prensa dejó hace mucho de informar, para sólo seducir, agredir y manipular. El texto describe cómo los reporteros se desinteresan de la realidad, para centrarse solamente en el lado polémico y chocante.

«Sólo la parte muerta y podrida de la realidad  es la que llega a los periódicos.»

No sorprende que en medio  de la prosperidad y la abundancia, las grandes realizaciones del espíritu  humano  estén en decadencia. La família es discutida, la tradición olvidada,        la religión abandonada, la cultura se banalizó, el folklore  entró en caída libre, el arte es fútil...

Paradojal  o  Enfermo

Florece la pornografia,   el charlatanismo, la imitación, la insipidez, el egoísmo. No se trata de una decadencia, una «edad de las tinieblas» o el fin de la civilización, como tantos pregonan. Es sólo una cuestión de obesidad. El hombre moderno está adiposo en el raciocínio, gustos y sentimientos.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

6 comentarios:

  1. Hola Eliza, muy bueno!! Me lo llevo para compartir en Facebook.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Unas verdades no hace mal a nadie jajaj Gracias

      Eliminar
  2. Excelente Eliza... Gracias por compartirlo...
    Un beso, Raquel

    ResponderEliminar
  3. Muy bueno este Articulo ...es muy interesante y dice muchas verdades .....Besos Eliza ..

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cuando te lo comenté pensé que te podría interesar

      Eliminar